bill-wilkins-the-conjuring

En el rincón de lo paranormal, donde lo inexplicable y lo misterioso se entrelazan, la historia de Bill Wilkins, también conocido como el Poltergeist de Enfield, se yergue como una narrativa que ha cautivado a audiencias de todo el mundo. Este fenómeno paranormal, que cobró vida en la película Expediente Warren: El caso Enfield, se ha convertido en un punto de referencia en el cine de terror contemporáneo. En Puñalada.com te hablaremos de los escalofriantes eventos que rodearon a Bill Wilkins y su conexión con los Warren, los renombrados investigadores paranormales.

Quién es Bill Wilkins

En el centro de esta historia sobrenatural se encuentra Bill Wilkins, un antiguo residente que, tras su fallecimiento en 1963 a la edad de 72 años, se convirtió en una entidad discarnada. Bill Wilkins es conocido tanto por su propia personalidad como por ser un peón en manos de un ser aún más siniestro: el demonio Valak.

Bill Wilkins, en su vida mortal, fue un hombre mayor, extremadamente protector con su familia y su hogar. Sin embargo, su vida en el más allá se caracterizó por una fuerte hostilidad hacia los Hodgson, la familia que residía en su antigua casa en Enfield. Como entidad espectral, Bill manifestó su venganza y enojo, especialmente dirigido hacia Janet Hodgson, una de las hijas de la familia.

Los fenómenos en 284 Green Street

El epicentro de esta historia de terror es la casa ubicada en 284 Green Street, Enfield, al norte de Londres. Durante un extenso período de 18 meses que comenzó en el verano de 1977, esta vivienda se convirtió en el escenario de una serie de eventos sobrenaturales que dejaron a todos los involucrados perplejos y atemorizados.

Los fenómenos incluyeron el movimiento inexplicable de muebles, objetos que volaban por el aire, ruidos estremecedores y, aún más inquietante, episodios de levitación. La actividad paranormal se centró principalmente en las hijas de la familia Hodgson, Janet y Margaret, con Janet actuando como el canal de una voz misteriosa y áspera.

Autoridades y testigos

La escalada de estos eventos sobrenaturales llevó a la intervención de las autoridades locales, incluida la policía. La oficial Carolyn Heeps fue una de las primeras en llegar a la casa y fue testigo de una silla que se movía misteriosamente, elevándose del suelo y desplazándose varios pies sin ninguna explicación lógica.

El fotoperiodista Graham Morris, quien trabajaba para el Daily Mirror, documentó visualmente estos extraños eventos. Sus fotografías capturaron momentos impactantes, como Janet Hodgson aparentemente levitando en el aire, lo que proporcionó pruebas visuales de la actividad paranormal que estaba teniendo lugar en la casa.

La investigación psíquica de Maurice Grosse

maurice-grosse-the-conjuring

Maurice Grosse, miembro de la Sociedad para la Investigación Psíquica, se convirtió en el líder de la investigación en la casa de los Hodgson. Grosse fue testigo de canicas que se movían por sí solas, puertas que se abrían sin causa aparente y una disminución significativa de la temperatura en la casa. Sin embargo, su encuentro más inquietante fue cuando los objetos fueron arrojados hacia él por una fuerza invisible.

Rosalind Morris y su Experiencia en la BBC

La periodista de la BBC, Rosalind Morris, también se involucró en el caso del Poltergeist de Enfield. Ella realizó una vigilia nocturna en la casa mientras la familia estaba durmiendo. Durante esta vigilia, Morris experimentó ruidos que parecían mover muebles en la habitación de las niñas. Esto confirmó aún más la presencia de fenómenos paranormales en la casa.

La Intervención de Richard Grosse

Richard Grosse, el hijo de Maurice Grosse, desempeñó un papel singular en esta investigación paranormal. Como abogado recién calificado, ayudó a su padre a interrogar al poltergeist de Enfield. Esta experiencia única lo convierte posiblemente en el único miembro de la Sociedad de Derecho inglesa que ha interrogado a un ser sobrenatural. Durante estos interrogatorios, la voz detrás de los fenómenos se identificó como Bill Wilkins, el antiguo residente de la casa, quien reveló detalles sobre su muerte y su condición como entidad espectral.

Un misterio sin respuesta

A pesar de los testimonios de numerosos testigos y las evidencias recopiladas durante los eventos en 284 Green Street, el caso del Poltergeist de Enfield ha sido objeto de debate y controversia. Algunos sostienen que la familia Hodgson orquestó una serie de trucos para ganar notoriedad o una nueva vivienda. Sin embargo, la evidencia y los testimonios contradicen estas teorías.

Bill Wilkins y Valak

Un aspecto aún más oscuro de esta historia es la revelación de que Bill Wilkins no era el único responsable de los horrores que acechaban a la familia Hodgson. Fue revelado a través de grabaciones de video que Bill Wilkins era simplemente un peón utilizado por el demonio Valak para aterrorizar a Lorraine y Ed Warren, los renombrados investigadores paranormales que se enfrentaron al caso.

Valak, un ser demoníaco, se sirvió de Bill Wilkins como una herramienta para llevar a cabo sus siniestros propósitos. Esta revelación agregó una capa adicional de terror a la historia, demostrando que el mal acecha en las sombras más allá de nuestra comprensión.

La historia de Bill Wilkins, el Poltergeist de Enfield, es un relato que continúa provocando fascinación y terror en igual medida. A pesar de los intentos de esclarecer los eventos sobrenaturales que ocurrieron en 284 Green Street, Enfield, muchas preguntas permanecen sin respuesta. Este enigma persiste como un recordatorio de que el mundo está lleno de misterios inexplicables, y que, a veces, la realidad supera la ficción.