Películas de terror elevado

A la hora de hablar de películas de terror, en los últimos años se ha acuñado el término películas de terror elevado o cine de terror elevado para referirnos a un tipo de producciones muy concreto. En Puñalada.com queremos hablarte sobre este subgénero. Y es que, por otro lado, no deja de ser considerado por algunos como un término esnob, pero que, sin embargo, a nivel popular cuenta ya con varios largometrajes en su haber.

Lista de películas de terror elevado

Estas son algunas de las consideradas como películas de terror elevado:

Qué es el terror elevado

El terror elevado no es un subgénero formal como lo pueden ser el slasher o el terror psicológico. Es más bien una etiqueta crítica que intenta clasificar ciertas películas de terror que se perciben como más ambiciosas en su temática y ejecución. Estas obras tienden a enfocarse menos en los sustos convencionales y más en la construcción de atmósferas opresivas, el desarrollo profundo de personajes y la exploración de temas complejos que van más allá del miedo superficial.

A pesar de su popularidad en ciertos círculos, el término terror elevado no ha sido exento de críticas. Figuras prominentes como John Carpenter han expresado su escepticismo. Y lo han hecho argumentando que la mayoría de las películas de terror, independientemente de cómo se las etiquete, exploran temas complejos. De esta forma, según él, no deberían necesitar de una categoría especial para ser valoradas. La crítica principal es que la etiqueta de «terror elevado» puede ser percibida como pretenciosa o elitista, sugiriendo una jerarquía no deseada dentro del género.

Directores de terror elevado

Películas como las ya mencionadas Hereditary y Midsommar de Ari Aster, o El Faro de Robert Eggers, son frecuentemente citadas como ejemplos de horror elevado. Estas películas se caracterizan por su estética cuidada, el uso intensivo de simbolismos y una tendencia a abordar el horror desde una perspectiva psicológica o metafórica que desafía las expectativas tradicionales del género.

Jordan Peele es otro director que ha sido asociado con este término a través de sus innovadoras películas Déjame salir y Nosotros. Peele utiliza el terror no solo para asustar, sino para ofrecer críticas sociales agudas, mezclando el género con sátiras que reflexionan sobre temas de raza, sociedad e identidad.

Como ves, el terror elevado sigue siendo un tema de debate entre aficionados y críticos del cine de terror. Mientras algunos ven en este término una forma de reconocer y valorar las aspiraciones artísticas más elevadas dentro del género, otros lo consideran innecesario y divisivo. Lo que es indudable es que películas etiquetadas de esta manera siguen logrando captar la atención y provocar discusiones que trascienden los límites tradicionales del horror, desafiando a los espectadores a enfrentarse no solo a sus miedos, sino también a sus preconcepciones sobre lo que el cine de terror puede ser.